Selecciona tu país

¿Estás pensando en estudiar Prevención de Riesgos Laborales? Es posible que te atraiga todo lo relacionado con esta importante área de la empresa, pero que no tengas claro en qué puedes especializarte dentro de ella.

No te preocupes. En este artículo hemos reunido las cuatro principales especialidades en las que puedes centrarte a la hora de estudiar Prevención de Riesgos Laborales. Dichas especialidades están recogidas en el Real Decreto 39/1997 de 17 de enero, por lo que se trata de una distinción oficial.

Te explicamos a continuación cada una de ellas con detalle.

Estudiar Prevención de Riesgos Laborales: especialidad en Seguridad en el Trabajo

Si hablamos de estudiar Prevención de Riesgos Laborales, está claro que uno de los temas principales que vamos a tratar es la Seguridad en el Trabajo. Es decir, la puesta en marcha de acciones que garanticen la integridad física de los empleados de una empresa o, al menos, aumenten al máximo las probabilidades de que se desencadenen accidentes.

Descarga nuestra guía gratuita: Las claves del liderazgo empresarial

Esto se puede lograr a través de medidas como:

  1. Formaciones específicas que enseñen a los trabajadores cómo actuar con determinados equipos o con determinada maquinaria.
  2. Inversiones en equipos físicos más seguros y testeados.
  3. Protocolos de seguridad que expliquen cómo actuar en cada caso como, por ejemplo, ante un incendio.
  4. Simulaciones de situaciones peligrosas como el posible incendio anteriormente mencionado.

Sin embargo, la seguridad en el trabajo no es la única área importante dentro de la PRL. Veamos las restantes.

Estudiar Prevención de Riesgos Laborales: especialidad en Higiene Industrial

La Higiene Industrial es otra de las especialidades que se tratan a la hora de estudiar Prevención de Riesgos Laborales. Podríamos definirla como la especialidad que se centra en conseguir un ambiente óptimo para la salud de los trabajadores.

En los tiempos que corren, el mejor ejemplo de ello lo encontramos en la enfermedad COVID-19. A raíz de ella, se han convertido en obligatorias distintas medidas de higiene como:

  1. Continuo lavado de manos con hidrogel alcohólico.
  2. Mantenimiento de una distancia mínima de seguridad.
  3. Desinfección de superficies y equipamientos.
  4. Uso de mascarilla.

De hecho, estudiar Prevención de Riesgos Laborales implica actualmente aprender cómo actuar en esta situación particular y los trabajadores de las empresas deben realizar un curso básico acerca de la COVID-19.

Sin embargo, no toda la Higiene Industrial gira en torno a la COVID-19. Nos podemos encontrar con otro tipo de situaciones que la requieren, tales como los agentes químicos que, en determinadas factorías o industrias, pueden llegar a suponer un riesgo para la salud de los trabajadores.

Estudiar Prevención de Riesgos Laborales: especialidad en Medicina del Trabajo

La especialidad en Medicina del Trabajo abarca un terreno más amplio que el de la Higiene Industrial. Sin embargo, es igual de importante a la hora de estudiar Prevención de Riesgos Laborales.

Si bien la Higiene Industrial se centra puramente en la prevención, la Medicina del Trabajo llega hasta la aplicación de soluciones una vez que se ha generado una dolencia o enfermedad. Todo ello, por supuesto, sin renunciar a la parte preventiva.

De nuevo podemos poner el ejemplo de la COVID-19, ya que la Medicina del Trabajo se encargaría de analizar el ambiente laboral a través de un análisis de riesgos. No es lo mismo actuar en una empresa que cuenta con un equipo joven que en otra cuyos trabajadores reúnen una media de edad próxima a la jubilación. A raíz de los resultados de dicho análisis, se desarrollan las medidas preventivas necesarias y, en caso de contraerse alguna dolencia, se aplican todas las soluciones posibles con la ayuda de la Higiene Industrial.

Otros ejemplos que podemos encontrarnos de la aplicación de la Medicina del Trabajo en la práctica son los siguientes:

  1. Con enfermedades a las que estamos más habituados, como un catarro de invierno o un virus estomacal de verano, estudiar Prevención de Riesgos Laborales con la especialidad de Medicina en el Trabajo te enseñará cómo actuar.
  2. En el caso de personalidades nocivas que puedan contribuir a desencadenar enfermedades mentales, la Medicina del Trabajo también actúa. No olvidemos que la salud mental es tan importante como la salud física. 

Estudiar Prevención de Riesgos Laborales: especialidad en Ergonomía y Psicosociología

En esta última especialidad a la que podemos optar el estudiar Prevención de Riesgos Laborales, nos encontramos con dos conceptos diferenciados:

  1. Ergonomía. Es la rama que estudia las formas de adaptar un equipo o lugar de trabajo a las personas que trabajan con ellos. Por ejemplo, la elección de una silla específica para un empleado que sufre de dolores crónicos de espalda.
  2. Psicosociología. Aplicada a la PRL, se refiere a las causas y consecuencias de la interacción social en el ámbito laboral. Por ejemplo, el uso de una zona común de recreo para generar vínculos entre compañeros de trabajo.

En relación con esta especialidad, nos encontramos con distintas áreas que están a la orden del día en el entorno laboral actual.

  1. Gestión del estrés. El estrés es una de las emociones dolorosas más presentes en las empresas. Ser capaces de prevenirlo y detectarlo es la clave para que los empleados no lo sufran y, con él, sus consecuencias, que pueden conducir a bajas laborales o incluso a abandonos.
  2. Burnout laboral. Se define con este nombre el trastorno emocional que provoca que una persona esté "quemada" o profundamente insatisfecha con su puesto de trabajo o con sus labores profesionales. El estrés puede ser una de las causas, pero también existen otras como la idea de que el talento propio está siendo desaprovechado con tareas rutinarias.
  3. Personas tóxicas. Ya lo mencionábamos arriba, pero la existencia de alguien que te hace sentir incómodo en tu puesto de trabajo contribuye a reducir tu eficacia y tu rendimiento.
  4. Motivación intrínseca. La mejor forma de que una persona rinda es que sienta una motivación que proceda de su interior y no de incentivos externos como un aumento de salario o la posibilidad de ascenso.

¿Te gustaría especializarte en alguna de las áres que hemos desarrollado a lo largo de este artículo? Entonces te recomendamos visitar nuestro Máster Universitario en Prevención de Riesgos Laborales.

 

Ebook GRATIS: Liderazgo

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia